viernes, 17 de octubre de 2008

En el 2078 se hará justicia

Queridos lactantes: a ojo de buen cubero, calculo que seréis vosotros los que dentro de unos 70 años vean cómo algún juez español se pone a perseguir a los responsables, si es que queda alguno vivo, del desastre económico en el que hoy estamos todos sumidos. Es lo que tiene la justicia española: que va un pelín lenta y ahora, de momento, no se puede ocupar de los ladrones que están desvalijando la caja común de la sociedad global porque andan poniendo orden en asuntos de 1936. Así que paciencia, paciencia.

Personalmente, y como profano que soy en materias como la de la administración de justicia, lo que más me ha sorprendido es eso de que un juez se declare a sí mismo competente para instruir un asunto. Hombre, así cualquiera. ¿Y por que los demás no podemos hacer también de Juan Palomo y declararnos aptos para lo que más nos interese? Bueno, la verdad es que en la práctica ya está ocurriendo. Algunos banqueros y buitres financieros se declararon competentes para hacerse multimillonarios a costa de las paupérrimas economías ajenas y hoy siguen de rositas. Algunos empresarios de la industria del automóvil, que en ejercicios precedentes presumieron de beneficios multimillonarios, hoy mandan al paro a miles de sus trabajadores con la peregrina excusa de la ley del mercado, y todo porque se han declarado competentes a sí mismos para hacer lo que les dé la gana en materia de uso y disfrute de su plantilla laboral.

Sanseacabó Nº 31, semana 42 de 2008, emitido por 98.3 Radio






1 comentario:

Guillermo dijo...

Hombre Paco... más vale tarde que nunca. Supongo que si un juez se declara competente, es porque cumple los requisitos que la ley estipula. Si en 1936 se cometió un delito, tiempo es de que empiecen a pagar, al menos en su memoria, por los crímenes cometidos.
Sobre los banqueros de hoy... Si les vamos a dar un cheque sin fondos no tiene ningún sentido exigir responsabilidades. Pero espero que los herederos de su patrimonio, en 2076, se den con un canto en los dientes al tener que asumir que sus antepasados fueron delincuentes. Saludos