domingo, 4 de mayo de 2008

Los triunfadores

Tengo la impresión de que todos los años escribo lo mismo pero qué le voy a hacer, si no tengo más remedio. Es que ayer tuvimos la fiesta de Licenciatura de la promoción 2008 de mi Facultad de Comunicación y me lo pasé bien, mejor que bien: primero, durante el acto académico en el Baluarte y, después, gran novedad: cena conjunta de alumnos y profes por los pasillos de la Facultad. Todo muy bueno y muy abundante.

Sobre el acto académico, donde toda la promoción iba más que guapa con sus togas y todo, donde papis y mamis estaban más que orgullosos de sus pimpollos, planeó lo dura que está la salida laboral para esta bendita profesión que, eso sí, es una de las más poderosas que se puede ejercer, como recordó mi decana en el cierre del acto.

Bien, pues yo, desde este humilde rincón, rompo una lanza por el triunfo. Es verdad que el periodista lo tiene más crudo, en la línea de salida, que cualquier otro titulado universitario; aquí parece instalada la cultura empresarial de que como a los chavales les mola el periodismo, pues que ya les vale con un contrato de becario y poco más. Y digo yo que algo de culpa tendremos los que estamos a este lado de la muralla docente, cuando les damos los nombres de recién licenciados excelentes, aun a sabiendas de que nos los van a exprimir pero que bien en la Redacción de turno. No sé: esto sí que es de verdad una asignatura pendiente.

Lo que yo les intento transmitir, por lo menos a los que de verdad les corre el periodismo por las venas, es que van a triunfar, sí o sí. No conozco a ningún buen adicto a esta maravillosa locura que le vaya mal. Triunfar, claro, significa trabajar con pasión en lo que te gusta y ganar cuando menos un salario digno. Esto hay que decirlo clarito porque, creo, cada vez más se impone el concepto de triunfo asociado a la fama y al dinero, cuando no a los puestazos; y no es así, o por lo menos yo siempre he creído que el triunfo verdadero tiene que ver con uno mismo y no con los demás.

Y doy fe de que esta cosecha de COM’08 sale tan bien criada como, por lo menos, la del año pasado. Bueno, por lo menos, en lo que respecta a la mayoría de los que he tenido la fortuna de compartir clases y amistad. Precisamente, con un puñado de ellos compartí anoche mantel junto a otro profe, un tal Nahum que se nos atrofió un otoño en Nueva York y no ha vuelto a dar señales de cibervida. A mí me encerraron entre Susana e Inés, mi querido dúo “El punto y la i” que, en la noche de la blogosfera, se atrevieron a crear un blog para darme cera, blog que duró… una entrada, porque a Susana se le olvidó la contraseña, tú. Bueno, por lo menos Inés se lo tomó más en serio y hace meses que tiene un blog bien divertido.


En fin, que nos reímos hasta hartar y servidor, de paso, recibió una clase magistral sobre ‘Alumnos y Moda’, que daría para un seminario si las dos se lo propusieran. Dejo un puñadico de fotos. Pocas, porque medio a oscuras y entre carcajadas otras muchas han ido directamente a la papelera. Pero a juzgar por el montón de cámaras y flashes que vi, intuyo que la blogosfera se llenará estos días de sorprendentes retratos de una noche mágica donde, por una vez, el solomillo con guarnición sustituyó a la epistemología de la comunicación.

Chicas, chicos: todavía no os habéis ido y ya os estoy echando de menos. Acordaos de mí cuando triunféis, va.

10 comentarios:

desaparecido dijo...

Dicho y hecho.
Hoy te he abierto un plan de pensiones para ir colaborando los próximos 30 años con mi humilde sueldo de periodista mileurista.

Inés Royo dijo...

Paco, propondremos a fcom lo del seminario de Alumnos y Moda en el que serás invitado de honor porque superaste la prueba con creces.
Lo del blog común fue un fallo técnico, sorry. Y lo de olvidarte sabes perfectamente que no va a darse.

Sergio dijo...

Con profes así no puede haber pesimismo. Enhorabuena a todos.

Octópodo dijo...

Un día de los que no se olvidan, en parte también gracias a tus palabras y tus fotos (que... ¡tela!). Creo que los que estuvimos en la Facultad anoche nunca la vamos a ver de la misma forma; las viandas y los caldos fueron lo de menos, aunque todo ayuda. Cómo nos va lo emotivo a los comunicadores...

Dentro de poco, muchos se dispersarán, pero "los de Paco" no olvidaremos en qué rincón de la red encontrarnos. Tú lo has dicho: cada vez que tocas en el blog la tecla de los alumnos, respondemos. Así que... a ver si logramos darte motivos para que vuelvas a hablar de COM 08 en el futuro.

Un abrazo desde la mesa que se intuye tras la niebla en la primera foto.

PD: sobre el tema de Alumnos y Moda, mis 'compis' de Edición son aún más expertas desde que hicimos aquella doble...

maj dijo...

Hermano bloguero, menudo zalamero... Y sonríe más en las fotos, que cualquiera diría que lo pasaste mal.

Anónimo dijo...

Pacoo!! He vuelto a rellenar un cuadratín blanco y espero que esta vez lo haya hecho bien. (Aunque no es tarea fácil)jejeje.
UNa gran noche a tu vera que nos costará olvidar(bueno a mi no tanto que ya es conocida mi falta de memoria). Yo tengo más fotos de la cena, pero he pensado que mejor te las paso el un USB a ti y tú las cuelgas, que ya sabes que la tecnología y yo no somos muy buenas amigas... susana

Nahum dijo...

¡Qué buena gente, eh, Don Francisco!

Se les extrañará...

Nico Sangrador dijo...

Si es que en ese marco tan chulo.... mola!

Quiero esas fotos!!!

Adela Fernández dijo...

Veo que las chicas y chicos de esa universidad son, sobre todo, muy guapos...

Luis M. dijo...

Es cierto Adela. Somos muy guapos, nos queda muy bien el traje y, para más inri, no veas lo bien que se nos da el periodismo.

http://www.unav.es/fcom/noticias/2008/01/11.htm