martes, 5 de febrero de 2008

Están locos, estos navarros

Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda Navarra está ocupada por los galos... ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles navarros resiste todavía y siempre al invasor. Y la vida no es fácil para las guarniciones de picoletos en los reducidos campamentos de Estellorum, Cirauquium y Dicastillum...

Algunos de los antihéroes navarros que los picoletos llevan siglos persiguiendo:

Parcelindain: un pequeño terrateniente con el espíritu astuto y la inteligencia siempre viva del que se dice que llegó a inventar los neumáticos para usarlos de columpio.

Autonomendigorría: el inseparable amigo y siervo de Parcelindain, al que proporciona todos los materiales necesarios para hacer crecer la finca de su colega sin que nadie le pregunte quién es su proveedor.

Operategui: siervo sumiso de Autonomendigorría que hace lo que le dice y siempre sin preguntar.

...Pero hoy, tras 2.058 años de investigaciones inasequibles al desaliento, y tras una larga colaboración policial hispanogala, ha sido desarticulada la peligrosa trama. Por su interés reproducimos la nota (textual, incluidos subrayados, mayúsculas y todito) remitida por la Benemérita a los medios de comunicación.
Fecha 05 de febrero de 2008
El pasado día 31 de enero del año en curso se presentó denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Viana, por la supuesta sustracción de un Menhir, el mencionado Menhir al parecer de la época neolítica desapareció de su lugar de ubicación.
Tras las investigaciones llevadas a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza “SEPRONA” de Navarra con la colaboración del Servicio Técnico Arqueológico del Gobierno de Navarra, en la tarde de ayer fue localizado el desaparecido Menhir que estaba siendo utilizado como ornamento de entrada al camino de acceso a una finca particular cercana al lugar de ubicación original del mismo.
Realizadas las gestiones pertinentes para la identificación del propietario de la finca se pudo conocer, que desconocía que la piedra utilizada era un monumento megalítico y que esta había sido trasladada por el operario encargado de la realización de las obras y que en ningún caso dio instrucciones para que fuere utilizada dicha piedra.
Al parecer dicho operario al buscar piedras para construir la escollera, observó una piedra de gran tamaño, decidiendo por propia iniciativa cogerla y utilizarla para la construcción del muro, desconociendo en todo momento el valor de la misma. Una vez terminada la instrucción de las correspondientes diligencias, estas son remitidas al Juzgado de Instrucción nº 1 de los de Estella (Navarra).
Para más información pueden dirigirse a la Oficina Periférica de Comunicación (O.P.C) de la Guardia Civil de Navarra, Telf. 948-...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ah pensaba que Sanz, Puras, Zabaleta, Alli o alguno de los tarugos que tenemos por aquí se lo había llevado de pisapapeles para el despacho. Euuuuuuuuuuuuuuuuuuu.
O quizá es que a nuestro entrañable Iñaki Perurena le dio un pronto, se aburría en casa y ahora le ha dado por hacer lanzamiento de menhir y ha terminado en el muro de marras.
Navarra es asín...
Spider

Ander Izagirre dijo...

Ese es el meollo de la historia, que no se aclara: ¿el mocetón cargó con el menhir a puro huevo?

Por cierto, me encanta el estilo de redacción guardiacivilesco: "su lugar de ubicación", "decidiendo por propia iniciativa", "desconociendo en todo momento el valor de la misma"... Echo en falta un "se personó al objeto de".

Anónimo dijo...

Pues si la Guardia Civil escribe "asín", supera por mucho la calidad media de los periodistas...

Ander Izagirre dijo...

¿Qué periódicos lees, anónimo? ¿Lees alguno?

Rocío Arana dijo...

Genial, pacotto. Te pirateo el obélix

Paco Sancho dijo...

Susórdenes, doctora Adraldida. Piratea lo que quieras, pero no sé si tus lectores van a entender lo del picoleto/poeta Obelix... Allá tú, que para eso eres cum laude. Mi enhorabuena por cruzar a lo grande una meta que te habías marcado.

bianarra dijo...

Lo mejor de todo es que, el de la excavadora, se quedó flipao cuando lo llamaron al cuartelillo por "robar" la piedrecita. La devolvió para que los arqueólogos la analizaran y resulto ser simplemente una piedra "de forma caprichosa". Actualmente la susodicha piedra adorna la hacienda del de la excavadora, y la ha convertido en "autentico" menhir, tiesa como según algunos aficionados a la arqueolgía corrieron a denunciar que pudo estar hace miles de años. A mi esta historia también me la pone tiesa.