jueves, 15 de febrero de 2007

Calentamiento personal

En la sabana africana, un ratón le dice a su amigo elefante: "Te echo una carrera hasta la entrada del bosque". Cuando llegan, el ratón mira atrás y le dice: "Jodó, qué polvareda hemos levantado".

Nuestros próceres han encontrado la solución al calentamiento global: El Gobierno 'castigará' a los coches de más consumo para paliar el cambio climático. ¡Voto a bríos! Las industrias nos abrasan, los aviones rajan la sky line, las constructoras nos demuelen, la agricultura nos irradia, los coreanos nos atomizan y, la solución (¿por qué no se me ocurrió a mí?), está en castigar el uso del 4X4 (16). Dicen que hay que redescubrir el transporte público, renunciar al privado, pero... todo sigue fallando. Ni la frecuencia ni los precios de ese transporte público puede disuadir a nadie.

Mañana por la mañana, cuando como todas las mañanas vea treinta estelas de resto de keroseno (o lo que sea) de los aviones que vienen y van por los cielos de Pamplona, me conectaré telepáticamente con mi amigo que trabaja en Monreal y va y viene todos los días en coche: "Si fueras con La Veloz Sangüesina, cabrito, la Tierra tendría futuro".

(He conseguido escribir todo esto sin mencionar a Bush... -¡ups!-).

1 comentario:

dburgui dijo...

Me gusta el chiste: frecuencia y precios en el transporte público. Los estudiantes seguimos esperando al bono ese de transporte público y a que el café del chofer no sume cinco minutos extra a los tres cuartos de hora que se necesitan para ir al campus.

Creo que el cambio climático no preocupa y de preocupar se va donde alli donde va Vicente. Apagamos cinco minutos nuestras casas y, sobre todo, nuestras casas consistoriales para protestar pero tenemos las luces de Navidad prendidas un mes antes. Y todas las instituciones gastan papel tradicional y no reciclado hasta para probar si pinta el boli.

Si vives en Monreal, Aoiz, Noain, Paternain, Murillo el Fruto Leiza o en Berrioplano te castigarán. Es lo que toca. Pero no preguntes si habrá transporte público a cambio.

En lo personal también somos un poco así, conozco a una pareja que vive en la Ulzama cerca de unas antenas de móviles, se van a cambiar de casa, llevan años quejándose de que les afecta, molesta y duela la cabeza a causa de eso. Esta semana se compraron un móvil nuevo.