domingo, 18 de febrero de 2007

Estrenamos cámara

Ana me manda por correo ('wifi life') esta foto, hecha con su Olympus ("la mejor del mundo", dice), con este título: "Como un niño con cámara nueva". Y es verdad.

Hace tiempo que iba detrás de alguna. Con lo que viajo, rara es la vez que vuelvo con algún recuerdo gráfico, y esto no puede ser. Desde hace casi tres años tenemos la Canon EOS 300D (una maravilla), pero, claro, a ver quién se la echa a la mochila para largos recorridos. Así que ayer mismo me lancé a por una: pequeña, buena y barata. Me decidí por la Pentax Optio S7, que no pesa nada y tiene una gran pantalla para cegatos como servidor. Bueno, si queréis podéis leer las especificaciones técnicas del chisme. Y hablando de cegatos: el mayor pero que de momento le objeto al fabricante es su 'Manual de instrucciones', por publicarlo con un cuerpo tipográfico de menos cinco, que no hay quien lo lea. Me parece que la cámara me la voy a aprender a pelo para salvar la vista.

Ésta es la casa digital. Después de años con cámaras analógicas (una pequeña Konika de 1978 que sigue disparando de OK Corral, y una Canon EOS 300 también estupenda), hace tiempo que dimos el salto digital. Primero fue la Canon hermana digital, en junio de 2004. Luego, en febrero de 2005, Ana con su Olympus Camedia (ya sabéis, la mejor del mundo), que estrenó inmortalizando en Madrid al recién chamuscado edificio Windsor. Y ahora, la Pentax. Las 'niñas' también tienen sendas cámaras, pero como se las echaron los Reyes, ni me acuerdo de qué casa son. (Que escriban aquí y que nos digan, para chismorrear).

Pues nada más. Que como a finales de esta semana vuelvo a ir a ver a mi querida gente paraguaya será buena ocasión para estrenar el juguetito. Si todo sale bien, ya iré colgando fotos en este rincón.

3 comentarios:

melgar dijo...

Yo aún utilizo carrete, asín de pobre soy. Por caridad, dadme algo para la digital...

Sincopado dijo...

ya estoy aquí...

Paco Sancho dijo...

¡¡¡Grande, eres muy grande, sinco!!! Ya sabes que estoy seguro de que tienes mucho que decir. Y mucho que enseñar. Vamos a ello.