sábado, 22 de diciembre de 2007

69.200

2007 ha sido para todos nosotros un año duro, implacable. Nos ha robado tesoros irreemplazables. 2007 ha sido un año horrible, horribilis, y él lo sabe. Será por eso que el muy puñetero ha intentado terminar congraciándose con mis Anas. Yo pensaba, hasta hoy, que la lotería era cuestión de suerte. Incluso que era mentira, que nunca tocaba a nadie porque nunca conocí a nadie que le tocara. Pero resulta que no, que es también cuestión de justicia, aunque insuficiente. No podría alegrarme más ni aunque fuera yo el agraciado. Que lo soy.
Seguro que han sido los dos los que han movido la manivela, seguro.

3 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¡Te ha tocado la lotería a distancia!
Me alegro. Se lo que se siente. Un día me todó la pedrada: 16.000 pesetas. Estaba de becaria en un diario. Era más de lo que ganaba. Le compre a mi niño, un bebito de siete meses, una alfombrita con colorines, espejos y ruiditos.

Nahum dijo...

¿Cuánto, cuánto le ha tocado, Don Francisco?

¿Va a destinar algún euro para premiar su I Concurso? Que nos ha dejado en ascuas...

Paco Sancho dijo...

A mí no me ha tocado nada, don Nahum, sino a ellas, a mis dos queridas Anas: lo suficiente para darles alegría sin quitarles penuria.
Y, en cuanto al resultado del I Concurso, está al caer, cuando el Jurado termine sus deliberaciones, que son tan profesionales como razonadas. Y con premios sabrosones, como todo el mundo espera.