domingo, 29 de abril de 2007

Sin salir de casa, o qué

Porfa, haz clic en la foto para verla grande y poder leer las placas.

Es curioso. Todavía no he salido de São Paulo y ya parece que estoy en casa. O que, por lo menos, estos buenos amigos me enseñan el camino. Pero no. La Rua Pamplona es una calle importante del centro de SP, una de las que cruza la Avenida Paulista, que viene a ser la Castellana madrileña de acá. A la Avenida Paulista los brasileiros le llaman la Avenida del Matrimonio, porque empieza en la Rua Paraíso y termina en la Rua Consolação.

Dentro de una rato comienzo el regreso, ahora de verdad. Ya hablaremos.

2 comentarios:

Isabel dijo...

Siempre hace ilusión ver este tipo de cosas cuando se está fuera de casa.

Estoy muy bien.
Dejé Pamplona en septiembre tras ocho años ahí y ahora vivo en Zaragoza.
Un abrazo, feliz regreso.

dburgui dijo...

¡jajaja! Para que luego me digáis a mí que busco hasta la obsesión retazos de hogar en el norte de África. No soy el único.

Muy auténtico. Bonito detalle, Paco.

Por cierto, a mi ama le ha hecho mucha gracia lo de la Rua del Matrimonio.