miércoles, 25 de julio de 2007

Fiebre amarilla



Groucho cuenta en sus memorias: "Mi madre venía de Alemania y mi padre de Francia. Cuando se conocieron ninguno de los dos entendía una palabra de lo que decía el otro. Así que se casaron". Y afortunadamente, añado, tuvieron muchos hijos, con los que me he reído a carcajadas durante toda mi vida.

Hasta hace relativamente poco era la única familia de la que no me cansaba de ver una y otra vez sus aventuras. 'Una noche en la ópera' es película de cabecera. Mi padre se partía ya antes de que, en el camarote de bote en bote, la manicura le preguntara a Groucho que cómo quería que le dejara las uñas y él le respondía: "Tirando a cortas, que aquí empieza a faltar sitio".

Pues eso. Que desde que me enganché a Los Simpsons no me importa que Antena 3 los repita hasta la saciedad. Me río por anticipado. Y he visto la serie en inglés, en portugués de Portugal, en portugués de Brasil y en español de Latinoamérica, donde el único nombre que traduce la Fox es la del cabezón de familia, Homero.

Homer... uno de mis héroes. Con una personalidad infinitamente más rica y de matices que la simplona a la que pretenden reducirla los jíbaros del pensamiento. Genial, como lo son todos y cada uno de los personajes de esta obra (de arte) coral. Quisiera recordar que mi fascinación se despertó cuando descubrí, sin querer, que era el único producto gringo capaz de reírse de ellos mismos (del país, del paisanaje, de los famosos y hasta de la mismísima Fox), con una inteligencia finísima, digna de enhebrar.

¿Qué les molesta a los criticones de este antihéroe? Pues imagino que eso mismo: que Homer esté repleto de virtudes y defectos, que sea tan humano. Pero es más fácil –y torpe– fijarse en sus limitaciones, en su debilidad.

Esta semana, por Antena 3, vamos con triple ración diaria: al habitual doble capítulo de las 14:00 echan otro a las 16:00, se supone que votado como uno de los 20 mejores. Y mañana por la noche un especial de dos horas... con la presencia del mismísimo Homer.

La casa por la ventana para celebrar que también mañana, jueves 26 de julio de 2007, se produce el estreno mundial de la muvi, la peli. Matt Groening, el genio creador de este mundo amarillo, dice que no es un capítulo largo sino un verdadero largometraje. Y qué más dará. Lo bueno va a ser el poder ver a Homer en pantalla panorámica y durante un montón de minutos. Sin anuncios.