viernes, 6 de febrero de 2009

Buenas noches y mala suerte

En el oficio del periodismo llevamos tatuado, desde siempre, el estigma de ser superficiales, poco fiables y demás lindezas que más de uno, con moral de hierro, pretendemos combatir a base de un ejercicio profesional honesto. Pero el problema, para nosotros, se hace insalvable si son, precisamente, presuntos colegas los que se dedican a tirar piedras contra nuestro propio tejado.

Esta semana, sin ir más lejos, parece haberse decretado que el fin justifica los medios… de comunicación. Y esto da miedo, mucho miedo a todos los que creemos en el valor del buen periodismo como servicio a la sociedad. En este punto, hago mías las palabras de Edward Murrow, mítico presentador de las noticias de la cadena CBS en los años cincuenta, y que mantuvo un histórico enfrentamiento con el senador McCarthy, un enfrentamiento que el cine inmortalizó con la imprescindible película “Buenas noches y buena suerte”, en la que el periodismo bien entendido destila en cada fotograma.

En una de esas locuciones nocturnas, Murrow decía a su audiencia:
"He examinado mi conciencia y mi trayectoria, y no puedo afirmar que siempre haya sido justo o sensato, pero he intentado buscar la verdad con diligencia e informar de ella. Aunque, como en este caso, me advirtieron de antemano de que sería el blanco de los ataques del senador McCarthy. (...) Esperamos tratar asuntos de mayor interés para el país la próxima semana".
Y es cierto. Así debe actuar un auténtico periodista: buscando la verdad con la mayor honestidad y sin trampas. Pero no todos se atienen a las reglas del juego y las rompen con tal de atraer a una audiencia que, de otra forma, parece que no tendrían.

Sanseacabó Nº 41, emitido por 98.3 Radio






7 comentarios:

Jurdan Arretxe dijo...

Es que, cuando salta un caso de esos me pregunto si realmente están haciendo trampa al periodismo o si directamente están haciendo periodismo. Cada vez lo tengo más claro. Aunque hablen en mi futuro nombre.

El antihéroe dijo...

Lo siento, lo siento y lo siento. Pero no ha sido el bufón el que haya desprestigiado al periodismo, ha sido el bufón el que ha señalado que el Rey está desnudo.

Paperboy dijo...

Démosle un aire épico. Aragorn, momentos antes del ataque de los uruk-hai en la batalla del Abismo de Helm: "Siempre hay esperanza". Y ganaron.

En caso de defunción, morir matando, como dice Arcadi:

- ¿Qué hacer con la muerte del periodismo?
- Dar la noticia.

Paperboy dijo...

Démosle un aire épico. Aragorn, momentos antes del ataque de los uruk-hai en la batalla del Abismo de Helm: "Siempre hay esperanza". Y ganaron.

En caso de defunción, morir matando, como dice Arcadi:

- ¿Qué hacer con la muerte del periodismo?
- Dar la noticia.

Mikel dijo...

El problema no es que un programa de televisión falsifique vídeos para ganar audiencia, o colársela al enemigo mediático; el problema es que los propios periodistas sigamos considerando que esas tropelías pertenecen al ámbito periodístico y nos indignemos una y otra vez porque se estén cargando la profesión.

Critiquémoslo como lo que es: entretenimiento y nada más que entretenimiento. Ese es su marco, no otro.

Anónimo dijo...

Paco, no sabía que habías hecho prácticas en la CBS. Qué jovencito estabas entonces... ;)

Nico Sangrador dijo...

No creo que esos sean periodistas