viernes, 11 de enero de 2008

Qué bonito, qué entrañable

Supongo que, para muchas familias, la mejor noticia de la semana habrá sido sin duda la vuelta al colegio de sus vástagos después de estar, durante más de dos semanas, atronando la casa día y noche. Y ahora, por fin, el bendito silencio, la deliciosa calma en el hogar. Cuando yo era pequeño, pasaba las navidades con mi ejército de primos en casa de los abuelos; y una vez que terminaban las fiestas y cada mochuelo volvía a su olivo, la abuela Pilar le escribía a mi padre: “Nos hemos quedado muy tristes y muy bien”. Pues eso, que creo que las sabias palabras de mi abuela resumen a la perfección la filosofía y esencia del roce familiar.

Sanseacabó Nº 11, semana 2 de 2008, emitido por 98.3 Radio

powered by ODEO

3 comentarios:

Xan Sabarís dijo...

Por desgracia, poca sabiduría de esa queda ya.
Un saudiño.

Txema dijo...

La mía decía,"Qué alegría cuando vienen, qué alegría cuando se van"

Isabel dijo...

Qué sabia era tu abuela...