domingo, 19 de diciembre de 2004

Sobre errores periodísticos

Los de Radio Euskadi me invitaron ayer a su programa Más que palabras para hablar de errores periodísticos. Es la segunda vez que me llaman, o sea que la cosa debe tener morbo.
En la tertulia quise dejar claro algo que me parece fundamental: una cosa son los gazapos (algo casi siempre jocoso) y otra los errores producto de la ignorancia o mala fe de sus autores. Una cosa es titular El obispo regresó ayer de Putillas (en vez de Pitillas, localidad navarra) y otra publicar fotos falsas, como hizo el Daily Mirror (casi dos millones de ejemplares diarios) a toda plana, en la que se veía a soldados británicos vejando a prisioneros iraquíes. Semejante error, que supuso un escándalo mundial, fue reconocido por el diario... ¡catorce días después! Con tamañas faltas de rigor y de reflejos se hace muy difícil defender esta bendita profesión.

.
A la izquierda, portada del 1 de mayo de 2004. A la derecha, la del 14 de mayo.

Pero en fin, al margen de estas burradas (que si quieres puedes consultar en profundidad aquí), la tertulia fue entretenida, aunque convinimos, como decía, en que casi siempre gana el morbo. Y no sólo en el mundo de la información, sino también cuando se cruza ésta con la publicidad. El miércoles 15 de diciembre, el informativo Hora 14 de la Cadena Ser dedicó prácticamente todo su espacio a la comparecencia de Pilar Manjón, portavoz de las víctimas del 11-M, ante la comisión del Congreso que ¿investiga? lo sucedido aquel día negro. Tras su estremecedor testimonio, en el que entre otras cosas pedía respeto a los medios con su dolor, el informativo dio paso a la publicidad. ¿Y cuál fue la primera cuña? "Renfe: todos tus sueños viajan en tren"... (En honor de la emisora diré que en el mismo espacio del día siguiente, jueves, el director del programa pidió disculpas por tan macabra coincidencia).
Y, bueno, me temo que el tema de los errores nos va a dar para mucho en este rincón.