jueves, 16 de diciembre de 2004

Futuros periodistas

No me resisto a compartir con todos ustedes/vosotros este texto (transcripción literal) que me ha entregado una alumna de ¡tercer curso de Periodismo! como práctica:
El submarino nuclear ruso 'Kursk' llegó hacia las 16:30 horas locales (14:30 hora española) a Rosliakovo (nooeste de Rusia). Se había hundido hace un año durante una catástrofe que costó la vida a sus 118 marineros, según indicaron testigos presenciales. Un año después de su hundimiento el esqueleto del barco volvió a casa para reposar en dique seco por el peligro que podía sulponer.
Decenas de habitantes, entre ellos niños, se reunieron en el lugar para asistir a la entrada del barco. Esta tuvo lugar en la localidad de la barcaza 'Giant-4' que ha remolcado el sumergible desde el lugar de su hundimiento. En la localidad de la barcaza los familiares de los fallecidos esperaban impacientes como si sus hijos fuesen a regresar como miembros de la tripulación . Pero el barco regresaba sólo trás la catástrofe . Tras su llegada a Rosliakovo, el casco será examinado por submarinistas que medirán el nivel de radiactividad en el interior del sumergible, para descartar posibles fugas radiactivas. Esta es la razón por la que han traído el barco al dique, para no exponer el mar a peligros radiactivos. Su puesta en dique seco comenzará el sábado o el domingo y durará cinco días, según la Marina rusa.
Ya, ya sé que alguien me dirá, y con razón, que la culpa es mía porque soy su profe. Y tiene razón. Pero qué queréis: hay casos ante los que uno se rinde como un cobarde. Sic transit gloria mundi. (Afortunadamente, la gran mayoría de alumnos lo hace mejor, bastante o mucho mejor; ¿sirve como excusa? Lástima...).