domingo, 21 de junio de 2009

Paella a la boloñesa

En las casquerías de hijos con estudios de los setenta sustituyeron los cartelones promocionales del escaparate de "Se despachan lenguas y sesos" por otros más 2.0 para la época: "Se transmiten idiomas y talentos". Ignoro el beneficio de tamaña campaña de marketing, pero a fe que había voluntad evolutiva.

Lo que pasa es que, a veces, la evolución es un asalto al pasado o un regreso al futuro, porque de verdad que me he perdido. Los estudios universitarios evolucionan para adaptarse al marco europeo y resulta que hasta hoy hacíamos licenciados pero desde ahora vamos a hacer graduados, como si Dustin Hoffman volviera a matricularse. –"¿Tú eres licenciado?" –"No, soy graduado" –"Pero ¿de entonces?". –"Entonces, ¿qué?".

Ay, Plan Bolonia. A partir del 1 de septiembre sucumbimos al mimetismo para adaptarnos al resto de los europeos, que es lo que tiene. De acuerdo al Plan, en mi fcom vamos a enseñar a ser periodistas a los nuevos con unos parámetros que se me escapan: saber escribir, informar de lo que la sociedad necesita saber, ser rigurosos, amar la verdad, ser inquietos, querer saber, descubrir nuevos lenguajes, reconocer derechos y obligaciones de los actores y del público, conocer el mundo, descubrir la historia, introducirse en el pensamiento, entender el arte, ser amables, negarse a la alienación, querer, saber crear, ser atrevidos, arriesgar, comprometerse, apasionarse, aprender a sacar las malditas cuentas... y otros muchos más ítemes imprescindibles para ejercer el más bello oficio del mundo.


El viernes, este puñado de profe-fecomes arrasamos con la paella que aparece rendida a nuestros pies para decir adiós a los planes de los noventa y hola a los nuevos. Una forma de celebrar, entre otras cosas, los cincuenta años cumplidos por nuestra facultad desde que descubriera que a la lengua y al seso no hace falta despacharlos en una casquería ni, mucho menos, disimularlos.

2 comentarios:

Mikel Otaegi dijo...

¿Y hasta ahora qué habéis estado haciendo, eh, Paco? ¡Que me devuelvan el dinero!

Inés Royo dijo...

Quiero mi plato!!!!!!!! No falta casi nadie!!! Si en el fondo bolonia solo hace bien...