martes, 16 de junio de 2009

A montar el pollo

Este rincón, en tratándose de hablar de universidades y alumnaje, ha demostrado un poder infinito en eso de montar el pollo. Uno escribe sobre la miopía de los editores de Prensa, que es un poner, y el pacomentario pasa sin pena ni gloria. Pero ay si se le ocurre decir que unos alumnos sobresalen: Little Big Horn se queda más bien tirando a pequeño que a grande, y digo tirando porque tiran a dar. Al final, queda el Cementerio de los Comentarios Suprimidos (© Mikel 2009), que es el terreno de la batalla nula, donde yacen todas las víctimas (hay más de un periodista que habla de víctimas inocentes, y perdón por la digresión) de un pimpampum que siempre acaba como el Rosario de la Aurora. Esta vez, afortunadamente, las balas eran de fogueo. Solo me queda la pena de que quien lea la entrada anterior, plagada de comentarios suprimidos, no va a entender un carajo de la cosa si no tiene el contexto. Pero es otra historia que da para un blog aparte. Y hasta para un seminario, gurú.

Yo aquí he venido a hablar de mi Jacinto, que es algo que siempre nos quedará y en donde, mira tú, lo de montar el pollo es algo natural:



Visto lo cual, solo me queda hacer un llamamiento a la sociedad para salvar a Mecasuen, nuestra mascota. La temible familia Miranda, del mismísimo Arguedas, pretende darle el pasaporte este viernes, con el peregrino argumento de que se le acaba el pienso. Ciudadanos, ciudadanas: salvemos a Mecasuen. Tenemos grupo en Facebook para conseguirlo. En tus manos está el contribuir a evitar que una estrella de la nueva televisión acabe mal; puestos a elegir, se me ocurren no menos de doscientos telecandidatos para quitarles el sustento antes que a Mecasuen. Y si no, fíjense en su soltura, en su saber estar, en su profesionalidad. Por lo menos, es de los pocos que no cacarea.

4 comentarios:

Mikel Otaegi dijo...

Paco, que Google me dice que el pienso para mecásuenes es tirando a barato.

Diez euros por barba y, si juntamos muchas barbas, garantizamos que Mecasuen muere de anciano.

Paco Sancho dijo...

Cuenta conmigo.

D. Miranda Falces dijo...

Mecasuen va a morir. Se le podría salvar la vida encontrándole una casa para vivir, pero creo que su destino es convertirse e croquetas. Su muerte será inminente porque sus excrementos superaron la paciencia de mi tío y ha obligado a la ejecución del animal antes incluso de que se le acabe el sustento.

un saludo
Jefe de prensa de la familia Miranda

El antihéroe dijo...

Es la famosa transmutación de los pollos en croquetas la que hace que el mundo gire.

Como siempre, ganan los estómagos agradecidos arguedanos de la familia Miranda. El Jacinton, y el periodismo entero con él, pierde a su supernova -demasiado efímera para ser estrella-.