viernes, 18 de diciembre de 2009

Queridos Reyes Magos:

Facebook: los Reyes no son los Papas
Este año me he portado muy bien. No he hecho enfadar a mis hijas y siempre les he obedecido sin un mal gesto. Bueno, la verdad es que me enfadé un poquitín cuando supe que la peque había abortado a escondidas, pero pronto se me pasó con el bofetón que me calzó y la amenaza de denunciarme al Tribunal Tutelar de Menores por maltrato sicológico. Son detalles en los que uno se da cuenta de la importancia de ser educado por sus hijos, y creo, majestades, que he aprendido la lección.

En el trabajo también he sido modélico: ni siquiera llegué a insultar al patrón que me despidió porque entendí, desde el principio, que mandarme al paro era por mi bien, siguiendo las directrices del Gobierno, de Europa y de la sostenibilidad global. Hacía falta ser un tonto para no darse cuenta de que mi salario de 1.415 euros ponía en peligro la recuperación de la economía y de cuya ruina, evidentemente, yo había sido una pieza imprescindible.

Sanseacabó Nº 65, emitido por 98.3 Radio