domingo, 11 de enero de 2009

Jugar con los blancos

Los periódicos los seguimos comprando a doblón a pesar de que antes era un gasto obligado pero ahora es una pasta con destino alternativo: pagamos por leer lo que ya sabemos y por saber lo que opinan los que nada tienen que opinar. A los gurús anclados en el pasado les gusta hablar de basics, porque siguen predicando que pan, leche y periódico componen la dieta matinal del antes y del ahora para el ser humano. Pero no. El pan vale lo que vale y la leche es la leche porque no ha llegado todavía el dietista que sustituya semejante hábito, pero a ambos los necesitamos porque por ahí no ha evolucionado la sociedad. Pero los periódicos... ay, los periódicos. Siguen cambiando el envase pero dejan el contenido caduco y así justifican el aumento del precio, por los costes y tal. Mientras hasta el televisor de plasma nos aumenta las pulgadas, duplica su definición y reduce el consumo a la mitad de precio, el periódico se dedica a "jugar con los blancos", esto es, a decirnos que se ha rediseñado para hacernos "más agradable la lectura", donde "el aspecto gráfico cobra protagonismo" y con un orden coherente en sus contenidos. O sea, que yo hasta hoy: a) estaba comprando el caos, o b) les regalaba mi dinero. Pero ahora me van a informar acorde a los tiempos que corren tras abonar el coste adicional que supone. Atento estoy.

Lo último, el gran invento del diario, es regalar una obra maestra del cine con cada ejemplar dominical que cuesta la friolera de 2,20 euros. Mi pregunta, la pregunta que me corroe, es por qué no alteran el orden de los factores y dicen que con cada obra maestra del cine, al increíble precio de 2,20 euros, regalan un periódico. Al fin y al cabo, ya sé de qué va la película y qué dice el periódico.

Si la salida a la crisis suicida que sufre la prensa pasa por su rediseño aderezado con un topmanta, que se pare el mundo, que me apeo.

[EL MUNDO abre con comillas: declaraciones de ayer de Rajoy requetescuchadas.
EL PAÍS abre con comillas: entrevista a Obama que repesca de The New York Times.
Valoración: 4,40 euros.
]

6 comentarios:

Nahum dijo...

Ah, ¿el periódico es esa cosa que daba hoy con "Primera plana", de Billy Wilder...?

desaparecido dijo...

Al final, habrá que darles la razón a los de la 39, donde dice: "QUEMA esta página" (luego, las culpas a los de 233º)

P.S. 2,20 euros por ver 51 de 116 páginas de publicidad completas, sin contar medias, rompes y otros formatos; que no es poco...

ese dijo...

Lo interesante es imaginar el dinero que habrán pagado a los diseñadores por el cambio de fuente y colorido.

El País lo hizo también. A los tres meses ya habían vuelto a la tipografía de siempre y el único cambio del "periódico global de noticias en español" fue que conservaron el nuevo tilde del País (incomprensible, por otra parte, que nunca lo hubiera llevado) y el nombre de una sección a la española: vida & artes

... Y siguen pensando los periodistas que lo suyo es por culpa de la crisis. Pero si son zombies hace años y aún no se han dado cuenta.....

Paperboy dijo...

Mira que me jode reconocerlo, pero lo del rediseño de El Mundo ha sido un poco tomadura de coronilla. Sombra aquí y sombra allá, mundízate, mundízate...

Toni dijo...

Queda todo dicho.
Si yo fuera Pedro J

El antihéroe dijo...

Paco, en la facultad hay profesionales que me afirmaron el año pasado que lo de dar regalos es la manera más efectiva de vender periódicos. Y fue durante una clase de periodismo.