jueves, 4 de marzo de 2010

El periodista obsoleto

Amo a los periódicos, los adoro porque me criaron. Los quiero y el olor a tinta es parte de mi ser, si no mi ser. He vivido entre bobinas y tintas, mamado de jefes que me hicieron crecer y equipos que me hicieron creer. Amo a los periódicos y me moriré queriéndolos. Me moriré, gracias a Dios, sin verlos desaparecer.

Y todo esto a pesar de esto, del que aspira a dormirse en sus laureles sin saberse a santo de qué.

2 comentarios:

Bernal Revert dijo...

No suelo estar de acuerdo con lo que opina este director, pero me parece de justicia comentar que estos 28 segundos de vídeo son un corte de un discurso más largo. Y cuando se oye entero, el sentido del discurso cambia.

El reportaje completo, que por cierto es una gozada, está aquí: http://bit.ly/cIe6vX

Saludos y enhorabuena por el blog. Está en mis favoritos.

Nahum dijo...

Pero, D. Francisco, lo de Orbyt tiene buena pinta, ¿no? Tampoco lo he trabajado aún mucho, pero el concepto parece innovador y adecuado a los nuevos tiempos, ¿no?