domingo, 17 de mayo de 2009

Año de Oro

Soy de esos de chiste fácil y pronto le dije a Esteban López-Escobar, el del guión para unir los dos apellidos en uno y-que-no-se-te-olvide, que hemos aprendido mucho, como organizadores del cincuentenario de nuestra fcom, como para no caer en los errores cometidos cuando ataquemos el programa del centenario. Pero Esteban es otra historia que merece –pero sobre todo necesita– espacio propio, y eso es lo que le daré. Que se prepare, que se prepare el macro muñidor del año que me hizo vivir peligrosamente.

Esto de hoy, con las piernas rotas a partir de las rodillas, con la sonrisa profidén que no se me va ni con estropajo, es el estallido de satisfacción tonta y reventada que se le queda a uno cuando corona cumbre. A ver cómo explicas a nadie que el agotamiento da felicidad.

Hay y habrá crónicas que recojan la historia de cincuenta años de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. Oro molido. Siete mil y pico y yo alumnos que pasamos por sus aulas y ahora hacemos de nuestra vida lo que nos da la gana porque allí nos exigieron que lo hiciéramos.

Hemos vivido el año de oro. Y lo hemos celebrado con un cumple impresionante, con un par de libros que demuestran que sabemos hacer de todo por comunicar: el libro de las postales, el libro de Esteban y José Antonio que es el 'Hola!' donde salimos todos retratados para reírnos de nosotros mismos de cuando éramos de patillas, y el libro de la historia académica que le debemos al maratón de Carlos, porque corre que se las pela con piernas y cerebro.

Llevo cuarenta y ocho horas abrazándome y reencontrándome con toda mi vida por los pasillos que hemos organizado para que no suene a contradicción quien te dice "¡estás igual!" y el que te espeta "¡qué mayor estás!". Y ninguno miente. Son los mismos corredores de la vida donde una vez nos cruzamos con una rubia de la que entonces solo nos preocupaba si le gustábamos y hoy nos empeñamos en saber si es feliz porque la queremos de verdad.

Mi fcom, y yo, hemos cerrado los fastos del cincuentenario. Un sábado intenso al que pondré enlace cuando esté listo. Ahora solo quiero descansar un pelín de lo vivido en todos los lados de la barrera y dejarme mecer por uno de los principales privilegios del ser humano: la memoria.

Porque para todo lo demás están los medios de comunicación.

[Actualización 18.05.09]> La crónica de Nacho Uría.
[Actualización 18.05.09]> La macrogalería gráfica de Manuel Castells.

6 comentarios:

Inés Royo dijo...

Espero tus crónicas sociales y no sociales. No sbes la pena qeu me dio no estar, pero todo no se puede...
Un abrazo enorme

Nahum dijo...

Con todo el excelente trabajo de la web, se merece usted un descanso, D. Francisco.

¡Qué orgullo ser FCOM!

LUISGUI dijo...

Don Paco sei grande... pero recuerda que aunque el cincuentenario ya es historia resonará otra vez aquello de habría que hacer... Haremos.

Che, Asincopado dijo...

Che, bo, tremenda envidia -y de la mala-. Me estoy tragando todas las fotas de Castells, una tras otra. Algunas son antológicias.

Abrazo

Estela Santos dijo...

Anda, please, organizad los 51 también....

Claudio dijo...

que envidia. Que buen ambiente reflejan las fotos de Castells.
Que pobre me siento, aquí al sur...